7 mm para un total look en gres porcelánico

Una revolución que combina fuerza y ligereza, resistencia y versatilidad de aplicación en las innovadoras propuestas de espesor reducido, de sólo 7 mm, y que soporta la máxima libertad creativa en la arquitectura y el diseño de hoy, ya proyectados hacia los estilos de vida del mañana.

Gracias a su espesor de 7 mm, el gres porcelánico, en su papel de excelente revestimiento para pavimentos y paredes , combina un bajo peso con las prestaciones técnicas y funcionales que lo convierten en el material ideal en contextos residenciales y públicos. La reducción del peso también facilita las operaciones de manipulación, procesamiento e instalación, lo que representa una ventaja tanto en las renovaciones como en las nuevas intervenciones.  

Desde el mármol hasta el cemento, desde los metales hasta las piedras naturales, los múltiples efectos matéricos que se pueden obtener con el gres porcelánico se acompañan de sugerencias gráficas y acabados superficiales con los que estudiar cada aspecto y cada detalle del proyecto. Con el gres de 7 mm, puede atreverse en la pared creando grandes superficies , entornos domésticos para el baño y la cocina, pero también para otros ambientes gracias a las propuestas decorativas que superan los límites funcionales de otros materiales utilizados tradicionalmente para enriquecer el diseño de interiores. Y, utilizando el mismo material también en el pavimento, se desarrolla un diálogo matérico entre las superficies verticales y horizontales que da carácter e identidad al espacio, hasta llegar a un total look real cerámico. Tanto en los entornos residenciales como en los públicos, se hacen posibles soluciones de diseño innovador que experimentan una continuidad visual. Esto sólo puede lograrse con la cerámica.  

La versatilidad de uso del gres porcelánico de 7 mm de espesor viene dada por la simplicidad de procesamiento y la facilidad de mantenimiento y limpieza típica del material cerámico. El gres se puede colocar en cualquier entorno ya que es indeformable, resiste los cambios de temperatura y humedad, resiste arañazos y no libera sustancias nocivas. También es higiénico, se puede lavar todos los días y siempre que sea necesario desinfectar el entorno con detergentes y desinfectantes, es inabsorbente y no retiene la suciedad y las bacterias.